Pantallas digitales, una opción perfecta en la educación superior

Es imposible escapar del mundo digital. Por eso no resulta extraño que las universidades modernas comiencen a incluir a las pantallas digitales como método de enseñanza, ya que reconocen la necesidad de hablar el mismo idioma que los estudiantes modernos, cuya relación con la tecnología es tan fluída como cotidiana.

Es probable que las características más atractivas para las instituciones educativas radiquen, por un lado, en la capacidad de estos sistemas para generar un flujo de ingresos adicional, debido a que las pantallas LED están hechas a medida para la publicidad; y, por otro, en la posibilidad de reducir los costos en energía, mensajería de papel, y mano de obra.

Los principales jugadores del mercado están integrando como fuentes de datos a: “los datos de operadoras de telefonía móvil”, “el comportamiento de navegación en línea” y “los registros de compra del comprador”. Los vendedores podrán utilizar OOH para identificar segmentos de micro-específicos en movimiento.

Sin embargo, el abanico de prestaciones no culmina aquí. Hoy, con tan solo apretar una tecla se pueden modificar, actualizar o cambiar los contenidos y es por esa misma razón que las pantallas digitales pueden brindar celeridad ante cualquier tipo de eventualidad. De este modo, el alumnado se entera de cada suceso con la inmediatez necesaria como para actuar según los dictámenes de las autoridades.

Sumado a esto, también es posible usar esta tecnología como herramienta para atraer a los mejores alumnos y profesores. En algunas universidades, por ejemplo, usan una pantalla LED conectada a un chip en la tarjeta de identificación del estudiante para efectuar un saludo personalizado apenas el joven y sus padres ingresan en la sala de inscripciones.

En otras, en tanto, se las utiliza dentro los ámbitos destinados al deporte para emular las prestaciones que otorgan los grandes estadios y darle así a los estudiantes la posibilidad de experimentar lo mismo que un profesional.

En resumen, la tecnología de las pantallas LED sigue en franco ascenso y sus posibilidades de uso son cada vez mayores. A raíz de esto, se torna fundamental que las casas de estudio aprovechen estas innovaciones para el desarrollo de generaciones cada vez más digitalizadas.