Contenidos sobre "Cartelería Digital"

Todas las novedades del Signage en un solo lugar

Decisiones importantes: ¿sistema interactivo vs. pantalla de exhibición (o ambos)?

Cada vez más gente utiliza su smartphone como fuente de información, y por lo tanto espera también que las pantallas de señalización digital brinden datos con la misma brevedad y exactitud.

Esto ha llevado, en principio, a que los consumidores sean más sensibles a la información digitalizada, y a que muchas empresas y organizaciones comenzaran a responder a este paradigma cultural a partir de la implementación de soluciones digitales más flexibles, con una mayor solidez en la recopilación de datos y con un retorno de inversión muy superior al que podría brindar la señalización tradicional.

Sin embargo, más allá de eso, aún siguen siendo las empresas usuarias de estos sistemas de digital signage quienes deben tomar la decisión final sobre aspectos de base. Uno de ellos: definir si colocan en sus locales un sistema de señalización digital interactiva o les basta y sobra con una pantalla.

Para conocer la respuesta, antes conviene preguntarse:

  • ¿Quién consume nuestros productos?
  • ¿Qué pretendo que sepa el consumidor y cómo me interesa que actúe?
  • ¿Cuáles son los mejores sectores para ubicar la señalización digital, y por qué?
  • ¿En qué momento y por cuánto tiempo quiero que el cliente observe la pantalla?
  • ¿Cómo puedo medir la eficacia del sistema de señalización digital?

Similitudes y diferencias:

Es importante saber que tanto las pantallas interactivas como las digitales ofrecen la posibilidad de cargar contenidos en múltiples formatos (videos, fotografías, textos o audios), que se ajustarán al tamaño de pantalla y se podrán controlar, editar, y recargar con facilidad y de forma remota.
Además, con ambos sistemas se pueden obtener datos de los consumidores y varias formas de mantener la seguridad de la información.De todos modos, existen tres factores diferenciadores en los costos, el mantenimiento y la interacción con los cliente.

De todos modos, existen tres factores diferenciadores en los costos, el mantenimiento y la interacción con los cliente:

Costos:

La señalización digital de exhibición es, por poco, menos onerosa que la señalización digital interactiva, pues esta última exige una pantalla táctil y el desarrollo de un software más complejo y costoso, en función de los requisitos que se deseen cumplir.

Mantenimiento:

Como en el caso anterior, un puesto interactivo con pantalla táctil requiere un mayor mantenimiento por su diseño y prestaciones.

Interacción con el usuario

La diferencia mayor entre estas opciones radica en la forma en que los usuarios interactúan con la señalización.

La señalización digital de exhibición es de mayor tamaño e ideal para lugares donde el público permanece sentado o parado por largos períodos de tiempo, como los consultorios médicos, las oficinas de seguros, las estaciones de ómnibus o trenes y los aeropuertos. Por otra parte, estos sistemas permiten que los mensajes se desplacen en un orden pautado y en todo momento, no solo cuando el usuario lo pretende.

Esta acción repetitiva asegura la llegada de todos los mensaje al receptor y no solo de los que este quiere recibir. Sin embargo, no cuenta con la belleza que destaca a la cartelería digital interactiva: la posibilidad de ampliar la participación del cliente.

Gracias a esa interactividad, los consumidores pueden buscar sus elementos de preferencia o la información que necesitan, y obtener lo que desean sin esperar.

Por esta razón, la elección final depende de las necesidades de cada marca o local y del propósito que persigue la empresa.

Si la audiencia es cautiva, la señalización digital de exhibición es una opción satisfactoria. Pero si se debe atender a múltiples requerimientos por parte del público, como responder preguntas, dar instrucciones específicas o consejos o se cuenta con usuarios en apuros, es probable que la decisión más adecuada radique en la adquisición de un sistema de digital signage interactivo.

Una vez resuelto este problema, el siguiente paso será determinar la forma en que se desea administrar el sistema de cartelería digital.